Intentando ser uno de ellos

Por: Alex Villarreal

Fue un sábado cuando me visitó un amigo al cual ya tenía tiempo de no ver. Su visita me cayó de sorpresa ya que llegó a mi casa sin avisar. Yo lo recordaba como alguien introvertido e inteligente, pues siempre mencionaba tener buenas calificaciones en su nivel académico.

En esta ocasión lucía distinto. Llevaba puesta una gorra con visera plana color negra y bordes color verde fosforescente, combinaban muy bien con sus toscos tenis marca DG del mismo color. Vestía una playera de tirantes color blanca y un pantalón que con tan solo verlo sentía incomodidad, como si fuera yo el que lo portara, pues estaba muy entubado, además estaba encima de una patineta. Después de una hora de plática, me comentó que quería enseñarme unos trucos para realizar en su «tabla» (su patineta).

Ese día el sol estaba demasiado potente, tanto que hasta podrías cocinar un huevo si dejabas una sartén en la calle. Y cómo no si eran las 4:00 p.m., hora en que los especialistas recomiendan no salir, ya que puedes sufrir diferentes enfermedades. Aun así acepté el reto y asentí con la cabeza un poco decidido al principio, aunque después llegó el arrepentimiento, pero parecía ser ya muy tarde para echarme para atrás.

Se paró encima de su patineta, colocando sus pies en cada punta de ésta. Flexionó un poco sus rodillas y tomó algo de impulso hacia arriba, logrando con esto estar en el aire mientras su patineta daba un giro de 360 grados justo por debajo de sus pies para que, antes de caer, la patineta estuviera de nuevo en su posición original y que él volviera a caer encima de ella sin ningún problema. Después de ver el espectáculo de mi amigo realizando sus distintas marionetas, elegí realizar la maniobra del giro de 360 grados. Estaba decidido, tomé la patineta, coloqué un pie encima de ella, luego subí el otro y ¡zaz!, caí de sentón.

Me puse de pie y lo intenté varias veces, demasiadas diría yo, pues estaba decidido a cumplir ese reto, además de no parecer tan difícil. Al final cumplí el reto, ya casi oscurecía y mi amigo optó por irse. Nos despedimos y él muy tranquilo montó su patineta y se alejó rápido del lugar, pasando por terrenos con rocas y pozos, pareciendo no importarle en lo absoluto.

Fotografía

Publicado por alexvillarrealsite

Amante de la redacción y el buen uso de la ortografía en cualquier medio; en cualquier lugar. Viajo, conozco y descubro. Comparto lo sorprendente de México con el resto del mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: