Karma: Ley de vida

Dicen por ahí «la vida da muchas vueltas», ¿a cuántos de nosotros no se nos ha regresado algo que hemos hecho a los demás? Sin importar si fue algo bueno o malo, la vida se encarga de regresártelo al doble o incluso al triple. Todas nuestras actitudes y acciones que hayamos dejado en alguien, tienen una ley física de causa y efecto, por tanto, debemos elegir bien lo que nos gustaría recibir en el futuro: ¿felicidad?, ¿sufrimiento?, ¿abundancia o tristeza? Hay que optar bien.

Cuando hablamos de cosas positivas, podemos visualizar el hecho de ayudar a un amigo, escucharlo, ser altruistas o solidarios, dar y ofrecer abundancia para recibir –en algún punto de nuestras vidas– lo mismo.

De lo contrario, actuar o dejar una experiencia negativa en alguien más, causará el mismo efecto en ti y es ahí donde te darás cuenta del daño que causaste. Si traicionaste de alguna forma a tu mejor amigo o pareja, la traición estará rodeándote. Si te burlaste de alguien, lo humillaste o heriste emocionalmente, el sufrimiento estará acechándote. Y no, no creas que esto sucederá al siguiente día de haberlo hecho, pueden pasar meses o incluso años, pero te llegará y más vale que estés preparado.

Tengo una breve experiencia de esta curiosa ley, que fue un acto inconsciente, pero que el universo se encargó de traérmelo de vuelta, algo tan simple que vale la pena analizar. Guardé en el bolsillo de mi pantalón un billete de $200, y justo en el mismo bolsillo guardé también mi celular. En camino a la tienda saqué el móvil para usarlo, llego a comprar las cosas y no tenía ya el dinero, se había caído cuando saqué mi teléfono del pantalón. Me regresé a buscarlo, pero no lo encontré, tuve que volver a mi casa por más. En ese instante lo único que me dije fue: «solo espero que se lo haya encontrado una persona que en serio lo necesite».

Días después, caminando y algo distraído escuchando música con mis audífonos puestos, volteo al suelo y veo un billete de $100 –en el lugar no había nadie–, lo recojo y me doy cuenta que eran dos. Los $200 que había perdido, los recuperé sin imaginármelo.

La vida te pondrá situaciones en las que solo tú sabrás qué elegir. Imagina que ves que a alguien se le cae su billetera y, en lugar de recogerla y dársela, la decides levantar y guardarla. Un día, acabas de retirar una cantidad considerable de dinero del cajero automático, por un descuido pierdes tu cartera, preguntas a los que están al rededor por ella y todos niegan haberla visto.

Si las personas fuéramos un poco más conscientes de que todo lo que hacemos volverá a nosotros, dudaríamos en hacer el mal porque, de alguna manera, nos estaríamos haciendo daño a nosotros mismos.

Publicado por alexvillarrealsite

Amante de la redacción y el buen uso de la ortografía en cualquier medio; en cualquier lugar. Viajo, conozco y descubro. Comparto lo sorprendente de México con el resto del mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: