Silencio

No hay mayor placer que estar escuchando tu alrededor, alejado del mundo materialista y egocéntrico como los móviles y redes sociales. ¿Alguna vez has estado en silencio en tu habitación? Lejos de distracciones antes mencionadas. Y no, no me refiero a estar meditando o ese tipo de actividades, sino más bien estar haciendo algo, pero en completa paz.

Justo ahora, mientras escribo, estoy en completo silencio: televisor apagado, ventilador encendido. Escucho a lo lejos el sonar de una sirena que mentiría si te dijera que es una ambulancia o una patrulla, porque en realidad no lo sé. Oigo, por supuesto, las aspas del abanico y su aire fresco que choca en el lado izquierdo de mi cuerpo. Estoy comiendo, y puedo percibir el sonido de mis dientes torturando la tira de pollo que estoy a punto de tragarme.

A veces pienso que estoy loco, pues llevo así días en mi departamento. En completa tranquilidad y calma conmigo mismo, con las notificaciones de mi celular desactivadas y con deseos enormes de redactar; creo que esa es la clave, estar en completa armonía para poder pensar bien lo que quieres hacer en unas horas o un par de meses.

Pocos se atreven a estar así, pues temen conocer lo que el subconsciente les traerá desde lo más profundo de su ser. Es de valientes intentarlo para dominar sus emociones o aprender a estar solos, porque al final de cuentas, solo tu mente y tú estarán por el resto de los días juntos.

No sientas miedo, la soledad es buena para encontrarte, pero no mucho tiempo, recuerda que los seres humanos estamos hechos para socializar. Así sea muy pequeño tu círculo de amigos, nacimos para comunicarnos.

Temeroso aquel que tiene delirios, psicosis, esquizofrenia o aquellos hayan hecho algún mal, pues su propia mente puede convertirse en una cárcel creando alucinaciones que igual y no son del todo ciertas. Tú decides si deseas hacer las pases con ella o enfrentarla cada vez que sus pensamientos se hagan presentes, ambas son correctas, pues de cierto modo, estarás indagando y estructurando todo desde la raíz.

Sigo sorprendido, pues mientras escribo, sigo percibiendo todo tipo de sonidos: los ladridos de la mascota de mis vecinos, el sonar del claxon de los autos que pasan sobre la avenida y no se digan de las teclas de mi laptop cada vez que elijo usar una de letra de este escrito. Hasta se siente de esas veces que te levantas al baño por la madrugada y logras percibir cualquier ruido por más mínimo que sea.

No hagas a un lado tu paz mental, recuerda que si tus pensamientos y emociones te dominan a ti en lugar de tú a ellas, necesitas ayuda profesional. Y no es cuestión de «estar loco», un experto puede encaminarte a recuperar tu salud mental así como un doctor a curarte de alguna enfermedad y el dentista a combatir una carie; el psicólogo puede hacer eso, pero con tu mente.

Publicado por alexvillarrealsite

Amante de la redacción y el buen uso de la ortografía en cualquier medio; en cualquier lugar. Viajo, conozco y descubro. Comparto lo sorprendente de México con el resto del mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: