Educación Ambiental

¿Hasta qué punto de nuestras vidas tomaremos conciencia sobe el cuidado ambiental? ¿Hasta cuándo aplicaremos las medidas educativas aprendidas en años atrás? ¿Qué tipo de futuro queremos para nuestros hijos? Demasiadas preguntas que surgen en mí cada vez que pienso sobre el medio ambiente y la desagradable contaminación ambiental que vivimos hoy en día.

Mi nombre es Alejandro Villarreal y quiero hablarles un poco sobre la educación ambiental que hemos recibido desde muy pequeños.

Todos en algún momento hemos tirado basura, mentiríamos si negamos este hecho. No hay que culparnos, pues al parecer la educación que recibimos en casa ni fue la más adecuada en cuanto a saber cómo cuidar nuestro medio ambiente. Son los papás y maestros quienes, por primera vez y a muy temprana edad, influyen de una manera sorprendente en nuestras acciones por tomar ya que los vemos como guías para nuestra formación. Según el Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo, de la UNESCO, señala que en el fomento de la educación ambiental, toda la región está reprobada para la preparación de futuras generaciones. Qué triste ¿no?

Uno de los objetivos de la educación ambiental es crear conciencia en las personas sobre el medio ambiente en general y de los problemas conexos según el Seminario Internacional de Educación Ambiental de Belgrado. En lo personal, mi padre no será el hombre más educado del mundo y yo menos, pero cada vez que intento arrojar basura a la calle vienen a mi memoria múltiples flashbacks de cuando era niño y veía a mi padre cómo arrojaba la envoltura de galletas o botellas de plástico en los recipientes de basura.

Si no había dicho recipiente, cargaba con la envoltura hasta encontrar uno y depositarlo. Mientras manejaba jamás arrojaba  basura por la ventana, incluso cuando viajábamos por largas horas. Y, ¿adivinen quién hace lo mismo a sus 21 años? Exactamente, yo. Tal vez se me hizo costumbre por ver esas acciones en mi casa, pero siempre procuro guardar la basura en mi mochila o en la bolsa de mi pantalón cuando no hay un contenedor cerca y, si voy en un transporte, no arrojo envolturas o botellas por la ventana.

No se trata de la edad que tengas sino de la educación que hayas recibido a lo largo de tu vida. Expertos mencionan que tendemos a imitar comportamientos de los adultos entre los tres y los seis años de edad según integrantes de los departamentos de pediatría y de Medicina Comunitaria de la Dartmouth Medical School y del departamento de la Psicología del Dartmouth College. Entonces es en casa y en la escuela donde recibimos la primera educación ambiental aunque ésta se pierda con el paso de los años.

No hay que esperar más tiempo para comenzar a tomar las medidas necesarias para un buen desarrollo sustentable o ¿qué queremos, que nos exhiban en un panorámico por tirar basura? Es una excelente medida que debería implementarse a nivel mundial para exhibir la falta de valores, ética y educación de los individuos, pero no hay que esperar que esto suceda.

Me despido no sin antes compartirles una frase del filósofo chino Confucio:

«Me contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí».

¡Hagamos el cambio desde ahora!

Muchas gracias.

Fuentes: UNESCOCompañía MédicaInfo 7Mi AmbienteImagen

 

Publicado por alexvillarrealsite

Amante de la redacción y el buen uso de la ortografía en cualquier medio; en cualquier lugar. Viajo, conozco y descubro. Comparto lo sorprendente de México con el resto del mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: